jueves, septiembre 26, 2013

Little girl standing by forest,
waiting for the night to fall

eyes watching from the trees
lusting in her blood to drown

suddenly the Moon reveals
shapes not meant to be

suddenly the Moon brings
what only the living dead can see

Little girls asks to the shadows:
- Do monsters exist? -

The wind brings the answer:
- Under your bed we breathe -

Little girl asks to darkness:
- What is it that you fear ? -

A voice mourns out of nowhere:
- The prayers of children who believe -

Little girl asks the devourer:
- What do you feed of ?-

A ghastly ensemble answers:
- From the souls of missing children who cry forevermore -

Little girl asks  the demon
- Why is it that I can you see?  -

A malevolent laughter answers:
- For you died, and I have come for thee -

lunes, agosto 26, 2013

Muñeca Inmóvil




- Hi miss Alice,
To whom are you throwing love to?
-


El rumor de tus tacones atravesando el cuarto, me despertó a la más grotesca resaca que he sentido en mi vida. Partiste tan deprisa que olvidaste aquél afrodisíaco balconnet púrpura entre las sábanas del catre.

Yo intentaba disipar el mareo en mi cabeza, afortunadamente encontré una botella de Whisky herida en su orgullo por el rubor de tu lápiz labial.

Siempre me decías que eras un ángel, y ciertamente lo eras.

Nunca te afectó la ausencia de tus alas, ni tampoco te afectó la modestia de aquel pequeño balcón donde juguetonamente desnudabas tu irreal silueta. Silueta que añoraba cada vez que el murmullo de tus pasos  subía  las escaleras hacia el último piso.

Siempre me decías que tu alas aparecerían en el momento oportuno, mientras guiabas mis manos por tu dorso desnudo.

Yo sabía que un día crecerían tus alas y volarías lejos de mi balcón.

No te importó la ausencia de tus alas, mientras saltabas desde el balcón.

Abajo, la calle se había transformado en un voluptuoso lienzo sobre el cual, yacía una muñeca inmóvil, recostada sobre un charco de sangre que extrañamente tenía la forma de dos alas.

miércoles, mayo 29, 2013

Piara

"sabes si estas viviendo o agonizando?"

La piara me arrastra frenéticamente hacia la máquina
donde cada uno espera su turno
para ser decapitado

Manchan mi inmaculada camisa blanca
con su sangre negra
mientra sus cabezas ruedan a mis pies
con una sardónica risa

Sus cuerpos continúan dando tumbos
hasta llegar al elevador
donde amontonados presionan el botón
al quinto piso

La puerta se cierra
y entre sus metalicas hojas
un riachuelo carmesí
inunda la oscura fosa
por la que lentamente ascienden...

los cerdos